jueves, 18 de febrero de 2010

Salvador Robles Miras


Pequeñas palabras
Microrrelatos del libro Pequeñas palabras*




El vuelo de la imaginación


Un accidente de tráfico lo había recluido a perpetuidad
entre los límites de su propio cuerpo; pero su imaginación,
acostumbrada a volar desde la infancia, con cada luz del alba,
desplegaba las alas, y volaba y volaba y volaba, hasta caer rendida
entrada la noche. Entonces, con los retazos de vida que
había recogido en su vuelo imaginario, tejía la tela del sueño.




Una posibilidad


En medio del vertedero de basuras, el niño pordiosero
entrevió la posibilidad de un futuro diferente al que la sociedad
había reservado para él. Hurgando con las manos desnudas
en el interior de una bolsa de plástico, extrajo una corteza
de pan mohoso, incomible, pero en cuya superficie el pequeño
pordiosero descubrió la belleza. Y, en ese momento, una luz en
forma de pregunta alumbró su interior: «¿Y si el adulto que le
aguardaba en el futuro fuese un poeta?».



El hijo del paredón


«¿Cómo hubiese sido el hijo que podría haber tenido?»,
se preguntó el condenado a muerte, mirando al vacío, poco
antes de ser fusilado.

Justo cuando lo colocaron delante del paredón, su imaginación
le regaló la imagen del hijo que no tendría. Se parecía
mucho a él. Era él. ¿Y si el final fuese el principio?


La incógnita


En medio de la sala atestada de gente, él sólo vio a ella, ella
sólo vio a él. «¿Será el amor?», se preguntaron él y ella mientras
se abrían paso a empujones el uno hacia el otro. Tenían una
incógnita que despejar.

(c)Salvador Robles Miras

Bilbao
España

imagen: Antonio Berni (de la muestra Quinquela entre Fader y Berni en el MUNTREF)

* publicación autorizada por el autor



No hay comentarios: